El Emergente: 5 razones para preocuparse

RodriguezF

Peloteros que han sido emblema de Venezuela en las mayores las últimas dos décadas están en problemas a menos de dos semanas de la inauguración

Francisco Rodríguez

Es el pitcher venezolano con más juegos lanzados en las grandes ligas, el que más salvados acumula y sólo tiene 31 años de edad, recién cumplidos.

Cuesta creer que Francisco Rodríguez sea un asunto de preocupación. Pero a menos de dos semanas de comenzar la temporada, el caraqueño sigue sin contrato.

No hay posibilidad de que la razón de su estatus actual se deba a la efectividad de 4.34 con que cerró en 2012. Es verdad, tuvo una efectividad ajustada de 94, la peor en toda su carrera, pero no abundan los gerentes que se guíen a rajatabla por estadísticas sabermétricas, y hay otras cifras que hace rato deberían haberle dado un contrato.

El Kid ponchó el año pasado a un bateador por cada inning lanzado. Permitió un jonrón por cada nueve entradas. Le batearon para .241, con .316 de OBP. Entregó 3,9 boletos por cada nueve episodios. Y si ese último registro no place, vale recordar que esa es exactamente la media de su carrera.

La cifra que a estas alturas, más debe haber perjudicado al derecho tiene que ser la cantidad de dinero que su agente, Scott Boras, está pidiendo.

El nuevo mercado no parece estar beneficiando a los clientes de Boras, el temido súper abogado. Ni Rodríguez ni José Valverde han firmado. Tampoco Kyle Lohse.

A los 31 años de edad, un pitcher que lance la recta a 90 millas por hora y tenga los antecedentes deportivos del capitalino debería conseguir contrato en algún momento. Incluso si se toma un año sabático.

Pero como todavía tiene chance de inscribir su nombre en el libro de récords como el pitcher más joven con 300 salvados, hay que preocuparse al menos por la oportunidad que se está desperdiciando para el beisbol venezolano.

Freddy García

Es el lanzador criollo con más aperturas, innings lanzados y victorias en las grandes ligas. A sus 36 años de edad, parece estar teniendo problemas para iniciar su décimo quinta temporada arriba.

Freddy García ha hecho cinco inicios en los juegos de exhibición. En cuatro ha sido bateado. No ha podido pasar de 36 pitcheos, y eso fue en su tercera presentación, el 7 de marzo.

Peor ha sido la cantidad de cuadrangulares que ha encajado: cinco. Uno por duelo. Uno cada tres innings. Le han fabricado 18 carreras, 17 limpias, en apenas 15.2 actos.

El mirandino está invitado en el campo de entrenamiento de los Padres. No tiene un lugar garantizado en la rotación. Con 9.77 de efectividad para aderezar aquellas estadísticas, su futuro inmediato parece complicado.

Hay señales para la esperanza, al menos.

El manager Buddy Black ha alabado en tres oportunidades los pitcheos secundarios de El Jefe, e insiste que el problema está en la ubicación de su recta, algo que, a la larga, debería poder ajustar un serpentinero con sus características.

El derecho acumula 16 ponches, muy por encima de la media ideal de uno por entrada, con cuatro abanicados por cada base por bolas.

Ha podido administrar sus envíos para ir avanzando lejos en cada juego, a pesar del bajo número de envíos: necesitó 34 lanzamientos para completar un episodio el 24 de enero, pero con sólo 33 pudo recorreró cinco, el domingo.

A García le quedan dos presentaciones primaverales. Del lugar donde ubique la recta dependerá, muy probablemente, que el venezolano con más victorias en las mayores pueda comenzar arriba otro campeonato.

Carlos Zambrano

Fue el criollo que llegó más rápido a 50 triunfos. También a los 100. Antes de la aparición de Félix Hernández y a pesar de ser contemporáneo de Johan Santana, llegó a asomar como el pitcher venezolano con más potencial, a menor edad.

Carlos Zambrano no ha cumplido 32 años de edad. Viene de poner una efectividad de 4.49 de efectividad con los Marlins. No debería haber tenido tantos problemas para firmar un contrato.

Un problema está en que en 2012 se le embasaron tres corredores por cada dos innings, entregó 5,1 boletos por cada nueve entradas y tuvo 5.40 de efectividad en la segunda mitad.

Otro problema está en que sigue, al parecer, determinado a aceptar sólo una oferta como abridor.

García estuvo de acuerdo con ser un jugador invitado, fuera del roster de los Padres, y es posible que pueda quedarse arriba al menos como relevista largo.

Mientras el Toro no dé su brazo a torcer, sólo se le abrirá una puerta si algún equipo queda urgido de un iniciador en último momento. Y aun así, puede que pese más la imagen del carabobeño en el Clásico Mundial, molesto otra vez sobre la loma, debido a una decisión arbitral.

Johan Santana

¿Cuál es el verdadero estado de salud del mejor pitcher venezolano de todos los tiempos?

Johan Santana no ha subido al morrito para su primer juego de exhibición y, a menos de dos semanas del juego inaugural, el manager de los Mets, Terry Collins, no sabe cuándo es que eso podrá ocurrir.

El Gocho no tuvo problemas con el hombro operado hace un año. Sus problemas físicos sucedieron en la espalda y en un tobillo. Nada puede causar más alivio, pues la evolución de las cirugías en esa zona del cuerpo a menudo es lenta e impredecible.

¿Es el hombro la causa del problema actual? Las señales son confusas.

El merideño no ha podido fortalecer el brazo lo suficiente para poder entrar en acción, pero no ha acusado dolor ni ha sido puesto bajo observación de los médicos de los metropolitanos.

Hasta tanto no deje bien atrás el momento más difícil de su carrera, Santana hará que sus seguidores contengan el aliento cada vez que experimente una dificultad relacionada con el hombro, así sea tangencialmente.

Por ahora, todo parece deberse al reposo absoluto que siguió el nativo de Tovar después de ser puesto en la lista de incapacitados, en agosto, y a que, como él apunta, el cuerpo de un deportista reacciona más lentamente cuando se tienen 34 años de edad.

Ojalá.

Bob Abreu

Hubo un momento en que Bob Abreu parecía encaminado a sacar muchos votos en la papeleta del Salón de la Fama. Hoy ni siquiera sabe si volverá a disputar un encuentro de grandes ligas, aunque todavía no cumple 40 años de edad.

El Comedulce sigue sin contrato, luego de tres temporadas seguidas en declive. Equipos urgidos por un bate que pueda ayudarlos ante las lesiones del spring training prefieren otras opciones, como acaban de hacer los Yanquis con Brennan Boesch.

Hace muy poco el aragüeño iba encaminado a redondear cifras extraordinarias: 300 jonrones y 400 robos; 1.500 empujadas y 1.500 boletos; 1.500 anotadas y 600 tubeyes.

Está tan, pero tan cerca de esos registros, que cuesta no hacerse solidario con su insistencia en conseguir una oportunidad más.

Su average cayó por debajo de .300 hace un lustro y su promedio de embasado, orgullo de su carrera, antes sólidamente estacionado sobre las cuatro centenas, ya va por .396 puntos.

Pero únicamente requiere 13 vuelacercas, una estafa, 59 anotadas, 151 impulsadas, 49 pasaportes y 35 dobletes. Un suspiro, poco más, y tendrá un caso muy serio para entrar en Cooperwton.

El bajón ofensivo de las últimas dos zafras ha ahuyentado a los compradores, posiblemente tanto como su determinación a no aceptar un pacto de ligas menores.

Hay más posibilidades de que Boesch recupere la forma de 2011 que Abreu pueda regresar a sus números de 2010. Eso pensaron los Yanquis, lamentablemente.